Quién soy

ME PRESENTO


andrea
Pienso en la madera como un material vivo, que hay que tratar con respeto y destreza para obtener de cada pieza lo mejor que esta puede dar.

Para mi gente la madera ha sido la principal materia prima en la vida cotidiana, en las construcciones, para la realización de herramientas, muebles y para todo lo que se podía construir con ella.

Trabajar la madera ha sido mi sueño de niño: junto a la madera he nacido, junto a ella he crecido y cuando he podido elegir, a la madera he vuelto…

Este conocimiento de las características y de las actitudes de cada material y la experiencia a la hora de utilizar para cada elaboración la mejor tipología de madera son un saber antiguo que se ha perpetuado a lo largo del tiempo.

Siempre he querido que este arte antiguo no se pierda, y con este espíritu cree, hace seis años, mi taller en Fierozzo/Vlarotz, en el precioso Valle del Fersina/Bersntol.

He escogido este nombre porque une los dos elementos que están a la base de mi trabajo: Barbel es el nombre de mi familia, que me ha dado las raíces, el conocimiento y la experiencia que pongo en mis creaciones. Art es el arte que intento dar a cada pieza.

En todas mis creaciones intento fundir tradición y arte para dar, por último, una vida nueva a la madera.

Vìdeo


LAS TÉCNICAS DE TRABAJO

logo-barbel-art

La característica común de mis creaciones es el uso predominante de madera reciclada, transformada mediante técnicas de tratamiento tradicionales.

Las cubiertas están realizadas con las tradicionales “schintln”, las tejas de madera: listones de alerce o de abeto con los que antiguamente se hacía la cubierta de todos los techos.

Los clavos y los tacos están hechos de madera de laburno, roble o nogal.

Los armarios y los aparadores retoman un antiguo sistema de tratamiento muy utilizado en Bersntol. Para esta elaboración he tomado como modelo los “milchkasten”, armarios que antiguamente se colocaban en los balcones de las granjas y que servían para almacenar la leche y los productos de la caseificación. Se realizaban con ramas de avellano entrelazadas sobre un marco. Esto permitía una ventilación continua dentro del armario, para que se mantuviera una temperatura optimal.

Los palos de las vallas son de laburno, acacia o castaño.

La madera que prefiero es el alerce. Dependiendo de usos o pedidos particulares, también utilizo abeto rojo, pino cembro, laburno, nogal, abeto blanco, acacia, roble.